miércoles, 30 de octubre de 2013

We All Together: la banda más popular de los 70



La banda peruana regresa con "Singles", disco que recopila todos los sencillos que sacaron después de su segundo disco. Esta es una conversación exclusiva con los integrantes originales.

Mucha gente no sabe que la historia de We All Together empieza en 1965, cuando Saúl y Manuel Cornejo forman New Juggler Sound, banda influenciada por la invasión británica liderada por Yardbirds y Kinks. El grupo compuesto por los dos hermanos, que tocaban guitarra y batería, incluía además al percusionista Alex Abad, al guitarrista Alberto Miller y al bajista Eddy Zarauz, quienes solí­an presentar sus canciones alucinadas y agresivas en los colegios y galerí­as de arte de la Lima de los años 60.

Félix Varvarande: Yo era un fanático y un seguidor de los New Juggler Sound. Ernesto Samamé, que habí­a tocado con Gerardo Manuel en su disco Machu Picchu 2000, venía a mi casa a tocar y a fumar marihuana, y con él nos metí­amos a las fiestas donde tocaban. Cuando se tuvo que decidir qué grupo tocarí­a en mi fiesta de promoción, yo pedí­ que tocaran ellos. Muchos años después, cuando ya tocaba con Manuel y Saúl en We All Together, les hablé de canciones que yo había escuchado en ese concierto y que ellos no habían vuelto a tocar. No sabes lo buenos que eran esos temas.

Saúl Cornejo: A veces los mejores temas no se llegan a grabar porque uno acaba eligiendo lo que le gusta a la mayorí­a.

En 1969, tras sacar dos 45 con RCA/Victor, la banda se muda a MAG, disquera y estudio de Manuel Guerrero, empresario con papel fundamental en esta historia. Después de un cambio de integrantes (sale Miller y entran el más psicodélico David Levene y Carlos Salom en el órgano Hammond), los Cornejo empiezan el proyecto de Laghonia, banda que muchos consideran la mejor del Perú de esos años.

Carlos Guerrero: Mi viejo era ingeniero de minas, pero también tenía algunas tiendas. En 1952, cuando alguien le encargó unos discos empezó a meterse en el negocio de la música y acabó haciendo MAG.

Saúl Cornejo: El ingeniero Guerrero era un aficionado a la música que admiraba mucho el sonido extranjero. Su estudio era el mejor de esa época. Yo aprendí­ mucho de él, después de grabar nos quedábamos haciendo pruebas, probando micros, experimentando. Así­ acabé trabajando de ingeniero de sonido en MAG.

Mientras grababan su segundo larga duración Laghonia se desmoronó. Los hermanos Cornejo y Carlos Salom terminaron de grabar el disco con la ayuda de Ernesto Samamé, que entró como reemplazo de Eddy Zarauz.

Carlos Guerrero: We All Together nació de casualidad. Yo acababa de regresar de Estados Unidos y ellos estaban terminando de hacer un disco de Laghonia. Una tarde entré a MAG y empecé a jugar con las mezclas de sus grabaciones, los ayudé con las voces de algunas canciones y así­ hicimos una amistad. Pero no creo que We All Together sea una consecuencia de New Juggler Sound o Laghonia.

Saúl Cornejo: Laghonia se desintegró y Carlos nos propuso grabar con él dos temas de Paul McCartney, como un experimento. No habí­a intención de hacer una banda.

Carlos Guerrero: Grabamos Some People Never Know y Tomorrow. El 45 empezó a sonar en las radios y funcionó.

Félix Varvarande: Una tarde Ernesto me vino a buscar y me enseño una grabación que habí­a hecho en MAG. Era Some People Never Know. Aunque él no tenía idea del futuro de We All Together, sabía que la grabación era impecable. Cuando la canción empezó a sonar en la radio, la gente pensó que no eran peruanos.

Saúl Cornejo: Los estilos musicales de Laghonia y We All Together eran muy distintos. Laghonia era más progresivo, experimental y solo tocaba temas propios. Además, We All Together no era un grupo de conciertos, en total solo tuvimos dos actuaciones.

Carlos Guerrero: Nuestro segundo 45 era dos versiones de Badfinger, "Carry On" y "Walking In The Rain". Lo grabamos con gente de la Sinfónica Nacional y lo presentamos en Radio Miraflores, y antes de que acabara de sonar la gente ya estaba pidiendo que lo pasaran otra vez. Llegamos a vender 50,000 copias. Entonces decidimos seguir con We All Together y grabar el disco con la portada del árbol. La gente decía que ese árbol era lo que fumábamos, pero solo era una foto que encontramos en una caja que tení­a mi viejo; no habí­a ningún significado oculto.

Saúl Cornejo: La portada original iba a ser un dibujo de nosotros con bolsas en las cabezas.

Carlos Guerrero: Ellos pensaban que si seguían en Laghonia no podí­an dar la cara en We All Together.
Antes de acabar la grabación del primer álbum, Carlos Salom decide dejar el grupo para seguir el rastro de una chica que se iba a vivir a Venezuela.

Félix Varvarande: Cuando estaban terminando de grabar el primer álbum le dije a Ernesto que le preguntara a Carlos si mi grupo, Illicit, podí­a hacer una audición en MAG. Fuimos aprobados, pero cuando empezábamos la grabación Ernesto me cuenta que Carlos Salom habí­a dejado We All Together y que quería que yo fuera su reemplazo. 'No puedes decirle no al grupo más importante del Perú', me dijo.

Carlos Guerrero: Después del sorprendente éxito de "Carry On", mi papá y yo fuimos a Ace Music Center, en Miami. Compramos un sintetizador ARP, amplificadores Ampeg para guitarra y bajo, además de una guitarra Martin, un bajo Rickenbacker y un Mellotron. El Mellotron nunca lo pudimos usar, nunca lo logramos entender, tenías que tocarlo teniendo en cuenta que después de 8 segundos dejaba de sonar. De todas formas, estas compras ayudaron a mejorar el sonido.

Félix Varvarande: No fue fácil adaptarme a la banda. Un día que no podía sacar la melodí­a de una canción, Manuel me botó del estudio. En la puerta me encontré con Saúl y le dije: 'Oye, Manuel me ha botado'. Él me habló con mucha calma y me explicó el temperamento explosivo de su hermano. Creo que si Saúl no me hubiera dicho eso, yo me habrí­a ido. Yo sentía que ellos estaban en otro nivel: los arreglos, las armonías vocales, las grabaciones de los instrumentos al revés, las conversaciones entre las voces, esas cosas no se hací­an en este paí­s. Para mí­ fue realmente abrumador.

Carlos Guerrero: La gente ya empezaba a pedirnos canciones en castellano. Entonces Saúl y Manuel componen "Lo más grande que existe en el amor". Una canción para la cual se hicieron varios montajes. Recuerdo que se grabaron como cuatro pianos, pianos que tocaban los bajos, pianos que tocaban los agudos. Ese disco salió en formato de 45, en junio de 1973.

"Lo más grande que existe en el amor", una de las mejores canciones del rock peruano, estaba inspirada en un segmento del primer concierto de Tchaikovsky. Fue un éxito total.

Félix Varvarande: Yo empecé a sentirme cómodo con We All Together con "Lo más grande que existe en el amor". Sentí que habíamos logrado algo muy propio.

Simultáneamente, se edita el segundo LP de la banda, conocido como "el disco del puente". A pesar de que el tiempo lo ha convertido en el disco de We All Together más aclamado por la crí­tica y de incluir solo temas propios, la placa no tuvo el éxito esperado.

Saúl Cornejo: Entonces apareció la idea de hacer un mini-LP con el cover de "Band On The Run", de Paul McCartney, para sacarlo antes de que la canción llegue a Lima. Es un criterio de venta conocido como "fusil": el que pega primero pega dos veces. Había un interés económico obvio. Félix y Ernesto votaron en contra del proyecto y no participaron en la grabación. Como yo trabajaba para MAG sentí­ que no podí­a votar en contra.

Carlos Guerrero: El mini-LP no funcionó. En ese momento ya creábamos anticuerpos en la radio. Iempsa tenía los derechos sobre los temas de McCartney y no querí­a que pasaran nuestra versión en lugar de la original. No iban a dejarnos usar sus temas otra vez.

Saúl Cornejo: Ese fue uno de los motivos de la separación de la banda.

Carlos Guerrero: Entonces yo decidí­ casarme e irme a Estados Unidos.

Félix Varvarande: El otro día, en medio de una actuación, logré que Saúl cantara conmigo el último tema del concierto, y lo presenté como mi maestro de composición. Lo cual no es falso, porque durante todo ese tiempo que yo trataba de componer canciones, Saúl me apoyó y me aconsejó mucho. Creo que en la banda no hay nadie tan afortunado como yo. Y es que yo era un admirador de ellos, un seguidor, en particular de Manuel y de Saúl, y terminé tocando con ellos. ¿Qué más podía pedir?

1 comentario:

Andrea Garcia dijo...

chequen esta historia que es muy buena se llaman rockwell road en verdad que les gustara apoyen a este nuevo talento https://www.youtube.com/watch?v=7bsrnc7jf1Y